Entrevista a Beatriz Castela: “interpretamos a través de lo que somos”

Una infinidad de ocasiones hemos observado una obra sin saber qué quiere transmitirnos. Muchas veces consideramos que son “malos trabajos”, incluso llegamos a sentenciar que “no es arte”, quizás por falta de información. Pero bien es cierto  que, a la hora de admirar una obra, estamos influidos por una serie de condicionantes en los que no solemos reparar, circunstancias que a veces se escapan de nuestro análisis. ¿Qué influye en nuestra percepción y hasta que punto puede ser positivo o negativo? Por otra parte, podemos señalar que hay artistas que nunca enseñan sus obras, pero ¿podemos desligar arte y sociedad?

Beatriz Castela trata a través de sus piezas temas como la percepción de la realidad y del propio fenómeno creativo. Cree que el sentido de la obra no sólo la crea el artista, también el observador con su análisis subjetivo. Nos ofrece un trabajo que va más allá de lo estético y nos conduce hacia un análisis más profundo del arte y nuestra relación con el mismo. Descubramos juntos la relatividad del arte.

Beatriz Castela
Beatriz Castela “In-sight”

– PIOGGIA ACIDA: Empecemos con una breve declaración de intenciones, de tus intereses artísticos y de cómo concibes tu trabajo.

– BEATRIZ CASTELA: Siempre me ha intrigado cómo miramos nuestro mundo circundante, cómo percibimos los acontecimientos que nos suceden y cómo interpretamos de forma tan diferente un mismo hecho, objeto o imagen.

Desde hace años desarrollo un trabajo centrado en el análisis de la percepción y del fenómeno creativo, cuestionando nuestra comprensión de lo real y examinando las relaciones que se establecen entre espectador y obra. Para ello me sirvo de distintos niveles de representación que comprenden desde instalaciones, fotografías, dibujos o esculturas hasta nuevos medios como videocreaciones, proyecciones y videomapping.

Me interesan especialmente las sinergias que se producen entre elementos como la luz, el color y la materia, ya que los considero capaces de evocar y de producir sensaciones, de disparar recuerdos y de generar nuevas preguntas sin tener que recurrir a una narrativa evidente. Me apasionan sus capacidades para representar, significar y propiciar una transformación del pensamiento simultáneamente. Algunos conceptos que empleo tienen que ver con la deconstrucción y la fragmentación para originar un extrañamiento de lo real cotidiano. Examino el carácter mutable de las cosas, la ambigüedad de la mirada y el poder de sugestión, así como la idea de interpretación asociada a la experiencia individual y a la cultura y visualidad contemporáneas.

Beatriz Castela
Beatriz Castela “Acromos” 2015

PIOGGIA ACIDA: Me ha encantado, y tratas conceptos que me intrigan mucho.
El de la ambigüedad cultural y las diferentes interpretaciones, quizás por el hecho de ser historiadora. Siempre me cuestiono cómo en función de nuestra educación, cultura, gustos inculcados, percepción de la realidad… incluso estados de ánimo pueden influir en nuestra interpretación del mundo en general, y a la hora de interpretar una obra y llevarla a cabo.
Y bueno, supongo que también como historiadora puedo llegar a comprender qué se pretendía transmitir en muchas otras épocas, o cuál era la intención al concebir esa obra. Pero hoy en día creo que depende de muchos factores, ya que existen multitud de estilos imperantes. Para mi, al menos, el arte contemporáneo es un mundo aún por descubrir en el que quizás dentro de unos años encontremos el verdadero sentido de qué se creaba de forma global y totalitaria.

BEATRIZ: Pues sí. Yo también pienso que necesitamos tomar cierta distancia para poder hacer un análisis “objetivo” de lo que sucede hoy en día. Lo pongo entre comillas por lo que comentas de las múltiples interpretaciones y percepciones derivadas de nuestro contexto sociocultural, de nuestro espacio y de nuestro tiempo.
Creo que aceptamos con más facilidad desde el arte que desde el ámbito de lo cotidiano que los objetos o las obras tienen un valor, un significado y una relevancia relativas, es decir,  que dependen directamente del que las observa y experimenta. Y que todo esto a su vez depende absolutamente de cómo piensa el que lo mira. Todo depende de sus creencias, de su situación personal, de su cultura, formación, etc..

Beatriz Castela
Beatriz Castela “In-sight”

PIOGGIA ACIDA: Y el historiador (del arte) es, más que alguien que registra la historia, principalmente, un perceptor crítico. Por lo que su mirada (por mucho que pretenda educarla) tampoco puede ser objetiva.

BEATRIZ: Claro. Es imposible que miremos igual una obra de Van Eyck que un coetáneo suyo. Primero porque no estamos en su contexto, más bien estamos ya muy lejos del siglo XV, y nos mueven cosas muy diferentes. Y después porque como espectadores o consumidores de arte desde el momento actual, arrastramos un sentido de la historia y de la historia del arte posterior a la creación de esa pieza que hace que nuestra mirada esté influenciada por todo lo que ya se ha dicho y por lo que conocemos previamente.
Quizás por eso no me gusta nada la palabra ‘espectador’, porque denota pasividad, y para mí, el público, el “consumidor de arte”, tiene en esencia un rol activo, y a través de su mirada, su pensamiento y su experiencia se implica tanto como para contribuir, junto con el artista, a la creación de sentido de los objetos y las obras (la verdad es que aún no he encontrado una palabra que me convenza más).
Extrapolándolo a mi trabajo, me gusta creer que la utilidad de dedicarme a temas como la mirada y la percepción reside en que evidenciando todo esto a través del objeto artístico, se manifiesta que nuestra forma de percibir el mundo no es la única y verdadera, que no existe una realidad absoluta o universal. Y a lo mejor así, podemos llegar a adquirir cierta responsabilidad con nuestras acciones, siendo conscientes de que se derivan de nuestra subjetividad pero que tienen consecuencias directas sobre el entorno, de que no estamos meramente en el mundo si no que hacemos el mundo; y lo hacemos de maneras muy diversas.

Beatriz Castela
Beatriz Castela “trompe l’oeil”. 2014

PIOGGIA ACIDA: Aún así creo que dejar la subjetividad a un lado es algo casi imposible, somos incapaces de analizar sin algunos de esos elementos. ¿Cómo crees tú que se podría llegar a una percepción más objetiva?
Sin duda entre observador y obra se crea un vínculo siempre, pero cada artista otorga a éste una relevancia. Para mí, como observadora, es muy importante, pero entiendo que para otros artistas no, ya que consideran que la evolución de su trabajo se trata de algo más personal y reservado.

BEATRIZ: Yo también pienso que dejar la subjetividad a un lado es algo prácticamente imposible, por no afirmarlo categóricamente. Interpretamos a través de lo que somos. Y somos nuestra experiencia, nuestras vivencias, nuestra cultura, lo que hemos aprehendido. Interpretamos incluso a través de nuestras expectativas y recuerdos, es decir, de nuestro pasado y de lo que esperamos del futuro.
Y sucede de igual forma cuando consumimos arte. Miramos desde un complejo conjunto de relaciones entre lo experiencial, lo cultural y lo aprendido. Pero sobre todo desde lo que somos. Nuestros gustos, recuerdos y expectativas.
Incluso desde el prisma del propio artista. Como bien dices, hay muchos artistas que hacen un trabajo ligado plenamente a lo privado, con un contenido incluso narrativo de propias experiencias personales vividas, de hecho, creo que hay tantos modelos de arte diferentes como artistas. Y todo esto es enriquecedor. Porque la lectura de las piezas no es lineal, sino que tiene estratos. Como las capas de una cebolla: lo que yo interpreto como consumidor, lo que el artista pretende, lo que el crítico aporta, lo que la historia me cuenta, etc.

Beatriz Castela
Beatriz Castela “Observation points”

PIOGGIA ACIDA: Del mismo modo que la obra de un mismo artista puede llegar a cambiar a lo largo del tiempo al igual que él va cambiando como persona y así sus inquietudes e intereses…

BEATRIZ: Eso es. Yo misma veo mis obras con matices distintos cuando pasa un tiempo. Porque yo también voy cambiando. Por eso no me gusta dar una significación absoluta y cerrada sobre mi trabajo. Lo entiendo más bien como una propuesta que, aunque obviamente guarda una intencionalidad y un sentido definidos por mi parte, no puede ser si no completada por el que lo observa.
Precisamente uno de los últimos proyectos en los que he estado trabajando desde 2014 ‘Observation Points’ trata sobre todo esto. En él presento imágenes basadas en diferentes fragmentos de realidades, partiendo de fotografías de objetos o paisajes que posteriormente sigo procesando y manipulando hasta conseguir juegos perceptuales que incitan y provocan a nuestro imaginario.
A lo que me refiero es a que yo sé el origen de la imagen que delimito o fragmento. Y puedo contártelo y así descubrirás de dónde procede y quizás intuyas o incluso veas el ‘todo’. Y me conozcas algo más. Pero hasta entonces habrás tirado de tu bagaje personal, de lo que has vivido. Podrás haber imaginado a través de las obras imágenes microscópicas, cósmicas, ventanas, mirillas u otras mil opciones más. Y así habrás profundizado un poco más en ti. En lo que tú ves y cómo lo ves. Y te habrás conocido, quizás, a ti mismo un poco más.

PIOGGIA ACIDA: Sin duda, la percepción de nuestra realidad y del arte en concreto, un tema muy acertado al que acercarse y sobre el que trabajar. Esperamos descubrir de forma más concreta tus trabajos en un futuro cercano.

http://www.beatrizcastela.com/

Twitter: @AcidaPioggia
Instagram: @acidapioggia
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s